domingo, 25 de marzo de 2012

Proyecto Adictos a la escritura: La Frase

Bueno chicos, creo que la inspiración ha visitado mi casita y he podido dar forma a la frase que me ha tocado para este proyecto. La frase fue: "Escondiéndose entre las sombras miró en su dirección, una sonrisa sesgada cruzó su rostro anticipándose a lo que estaba por venir". Espero que os guste.

ESCONDITE
Era verano y hacía calor, sin embargo la llegada de la noche lo aliviaba en cierta manera, aunque no del todo. Pero él no sentía calor, ni siquiera el alivio de dejar de sentirlo. Estaba muy tenso, sus manos cerradas en puños le dolían por la fuerza en la que sus dedos se envolvían sobre sus palmas y las uñas más largas se le clavaban en la piel. Su espalda estaba tan recta y estirada que le comenzaban a doler los lumbares por el esfuerzo de tanto tiempo en esa postura. Pero tenía que permanecer allí, no podía ser visto bajo ningún concepto.

A su alrededor no se oía nada, ni siquiera las voces de los vecinos del pueblo que se sentaban por las noches al fresco a hablar de los cotilleos del día, estaban todo demasiado lejos de él como para oírlo o ser oído. Era el entorno perfecto para que todos sus planes fuesen perfectos. Nada podía salir mal porque si no, sería atrapado y todo el tiempo que había estado allí escondido habría sido en vano.
De pronto, oyó unos pasos que se alejaban de su escondrijo cada vez más. Alguien se estaba alejando de allí, tenía que saber de quién se trataba. Escondiéndose entre las sombras miró en su dirección, una sonrisa sesgada cruzó su rostro anticipándose a lo que estaba por venir. Había llegado el momento de la diversión. Era en ese momento o nunca.

Entonces salió de entre las sombras de su buen escondite sin hacer ruido y, cuando vio que estaba fuera de peligro, echó a correr como nunca antes lo había hecho. Pronto oyó pasos apresurados a su espalda, le había oído, tenía que correr todavía más, no podía ser alcanzado.
Corrió y corrió. Le daba la sensación de que el otro corría mucho más rápido. Notó que le faltaba el aire y que las piernas le fallaban por momentos, no tenía que haber estado de pie tanto rato. Pero el lugar de destino estaba cada vez más cerca. Él empezó a estirar el brazo para que le quedara menos distancia que recorrer. Por fin tocó la superficie lisa de la iglesia de su pueblo y dijo en voz muy alta:
¡Salvado!

Orgulloso por su hazaña, volvió la vista atrás para encontrarse con la mirada abatida de su amigo, pronto le oyó quejarse como hacía siempre:
Jo, siempre encuentras los mejores lugares para esconderte y siempre corres más que yo.

Él le vio doblarse hasta alcanzar sus rodillas y resoplar por la falta de aliento que le había supuesto la carrera. No pudo más que tocarle la cabeza con camaradería y decirle orgulloso de sí mismo:
-          Te dije que no tenía rival jugando al Escondite, amigo. Ahora sabes que no miento.

Espero que lo hayáis disfrutado. ¡Nos leemos!

26 comentarios:

  1. Qué recuerdos de verano (y del patio del colegio, jeje). La adrenalina de correr para que no te pillaran, genial.
    Me ha gustado mucho tu relato :D

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Genial, tiene la tensión del principio que te sugiere un momento y una intención completamente diferente, ya me esperaba yo algo medio sangriento... jeje...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, coincido con La Novia, a mí me dió la misma sensación. Nos mantuviste expectantes y le diste un giro inesperado a tu texto.

    Un placer leerte!!

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato, he estado leyendo otros y me fascinan, te sigo de cerca, un beso

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado un montón. Al principio tb creía que iba a ser algo oscuro, y nuestro escondido se traía algo sucio entre manos. Pero me ha gustado mucho como lo has resuelto, y la gestión de la tensión. Un besazo

    ResponderEliminar
  6. yo sí lo vi venir desde el principio, quizás porque según leí la frase me vino a la mente algo parecido ^^

    ResponderEliminar
  7. Me encantó!! Muy ingenioso y muy bien escrito!!

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho, has descrito las sensaciones a la perfección. Me ha gustado que fuese un tema tan inocente, ya que a mí me pasó lo mismo que a La Novia y a Patricia O.

    ResponderEliminar
  9. Osnolasaga: Hace ya bastante tiempo que no veo a los chicos jugar al escondite, era algo muy sano y divertido.
    Hoy ves a los niños metidos en los videojuegos y ajenos a su entorno.
    Gracias por recordarme ese buen tiempo de mi vida.
    Con cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
  10. Ah!! qué guay!! jugando al escondite!! por un momento pensé que era algún tipo de violador o algo... jajaja!!
    Muy bien descrito. Me ha gustado muchoooo!! ;)

    ResponderEliminar
  11. Este final me ha sacado una gran sonrisa!!!

    ResponderEliminar
  12. Que relato más alegre y simpático :)
    Me has transportado a la infancia otra vez ^^
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  13. Coincido con las demás adictas, es muy bueno tu relato, lleno de inocencia y que nos trae viejos y lindos recuerdos. Cómo tendremos de sucia la mente que todas esperábamos lo peor!

    Un detallecito, nada más: "estaban todo demasiado lejos de él como para oírlo o ser oído", ahí el "estaban" va en singular, seguro fue cosa de tus dedos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Perfecto Osnolasaga, al principio crei que cometeria un crimen y al echar a correr vislumbre mis carreras de infancia, xD, Fabuloso...Besitos

    ResponderEliminar
  15. Gracias chicos y gracias Maga por la puntualización, seguramente se me escapó cuando lo repasé antes de publicar :S. A ver si luego puedo arreglarlo.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  16. me gustó mucho, sobre todo porque no insinúa nada en ningún momento hasta el final

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Muy divertido!!! A medio relato ya me imaginaba por dónde iba la cosa pero la verdad que al principio no lo fuese previsto... Interesante manera de usar la frase
    Bien redactado y armado xD
    Nos leemos ^^

    ResponderEliminar
  18. Bien, muy lindo tu relato, me encanta ese detalle que al principio no sabes de que va el personaje o que se trae, no me imagine lo que pasaria, fui con el texto todo el tiempo, pero si me sorprendio el final. Muchas gracias por tu aporte n_n

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno el relato! al principio me tenía con la intriga, pensaba que sería algo más serio o algo por el estilo pero me ha sorprendido mucho el final! Que inocente resulto y que bonito :3

    ResponderEliminar
  20. Tu relato da una sensación de eterna inocencia, muchas gracias, ha sido una excelente y sentida narración, con un final muy inesperado :)

    ResponderEliminar
  21. jajaj, yo pensé que se aproximaba un terrible peligro pero a cambio, me sorprendiste con el hecho de que fuese un juego entre amigos. Me mantuviste en suspenso todo le tiempo. Me gustó.

    Felicitaciones~

    ResponderEliminar
  22. Una muy buena técnica para mantenernos atenta a todo momento para saber que se traía en manos tu personaje, sin dudas un buen relato que nos rememora la imaginativa inocencia de la infancia.

    ResponderEliminar
  23. Comienza oscuro, haciéndome pensar en alguna carrera por salvar su vida, y acaba recordando a mis juegos de la infancia, felices y relajados. ¡Un giro de 180 grados que me-en-can-tó! :D Me hiciste sonreír con tu historia (con esa frase, lo mío hubiese sido muuy oscuro xD). Besitos

    ResponderEliminar
  24. Me gustó mucho ese clima de suspenso al principio para terminar con un juego inocente de niños. Muy bueno!

    ResponderEliminar
  25. Que divertido como juegas con nosotros, sin desvelar nada y haciendo que nos hagamos mil suposiciones para, al final, resultar ser un inocente juego entre amigos.
    Me gustó mucho, felicidades.

    ResponderEliminar
  26. Saludos compañera,

    Debo decirte que leyendo tu relato, ya hacia el final de la gran aventura del Escondite, he recordado mis años atrás cuando cada pequeña cosa que se hacía era una gran aventura para el joven muchacho que la realizaba. Nunca olvidaré, como nadie, aquellos maravillosos años.
    Sólo me queda añadir una cosa: ¡Felicidades por tan buen y pueril relato!

    Nos leemos,
    Jael R.

    ResponderEliminar